¿Cuál va a ser mi elección?

22384184_10155799565873055_7838577224925031489_o

Estamos por iniciar formalmente el proceso electoral en México. Cuál es la mejor elección en cuanto a candidatos y/o a partido político se refiere? ¿Por quién voto o no voto? ¿Anulo mi voto?

Si tengo credencial de elector vigente y me interesa la construcción política de mi país, ésta es una pregunta que muchos millones de personas enfrentaremos en  los siguientes meses, regresa pues este periodo donde las amistades comienzan a tomar un matiz distinto. Aquel que como el líquido fluorescente que inyectan en las venas los médicos para conocer el estado de las arterias, encienden lo que hay en nuestro interior. Conversaciones de sábado y domingo en familia que ponen su armonía en riesgo no sólo por “si fue penal o no fue penal” o “porque le voy a las Chivas o al América” sino por quién voy a votar. Y es que votar es sin duda un reflejo de quién soy, es de hecho la expresión de quién verdaderamente soy; es la expresión de qué es lo que me importa y en qué creo o en qué ya no creo.

Si en una familia en ocasiones esto puede llevar a auténticas batallas de sobremesa, imaginemos lo que pasa a nivel a nacional. Cada pequeña conversación de estas son un reflejo clarísimo, por un lado de la topografía y variedad de nuestro entorno social, personal y por el otro de la diversidad nacional. Por ejemplo, si en todas las conversaciones que tengo alrededor de este tema en la generalidad estamos de acuerdo en que la elección de tal o cuál candidato es la correcta; si de aquí  a julio me paso escuchando los mismos argumentos de por qué hay que descartar a este o apostar por aquel, seguramente llegaré mucho más convencido a las urnas. Será interesante también preguntarme ¿Por qué es que escuché y repetí durante seis meses los mismos argumentos?

Eso habla de que la pluralidad y diversidad de mis círculos sociales es bastante pobre. Porque considerar que lo mejor para el país es lo mejor para mi y los míos habla de cierta miopía al menos acerca de la diversidad de circunstancias, de razas, de educación, de niveles sociales del resto de los mexicanos que no soy yo.

Ahora si por el otro lado durante los siguientes seis meses me he encontrado en esas sobremesas y discusiones donde escucho posiciones diversas y encontradas, es un indicador de que al menos mi interacción social es hasta en cierta medida un equivalente del reflejo  de la realidad de nuestro país. Tal vez para cuando llegue a las urnas estoy al menos un poco más informado porque he escuchado verdaderamente diversos puntos de vista.

Estos dos caminos ya son de sí un indicativo de cómo vivo la vida, sobretodo si soy de los que tiene acceso a todos los niveles y a todas las realidades. Porque es de entender que una gran parte de la población no puede fácilmente ver más allá de su entorno. ¿Pero y cuando tenemos los medios, la educación y la posibilidad de ver más allá de nuestra comunidad inmediata? Desde una perspectiva digamos de tercera persona, más objetiva, si México fuera una persona y le podríamos preguntar ¿De cara a los siguientes seis meses qué tipo de persona quieres que elija tu futuro? ¿Qué características tendría que tener esta mayoría que por voto va a elegir tu futuro?

Porque si bien la democracia es un estado de más desarrollo en nuestro progreso social y la República es sin duda un avance fundamental con respecto a otras formas de gobierno como la monarquía o la dictadura, sigue siendo un nivel todavía perfectible y desde cierta altura subdesarrollado porque en realidad asume y parte del principio de que unos ganan y otros pierden. Así que si le preguntáramos a México: México ¿Cómo quieres que sean las personas que te elijan por mayoría? Quizá una posible respuesta sería: “Me gustaría todos estuvieran de acuerdo, que no hubiera mayoría. Porque cuando unos ganan, otros pierden y no me va bien.”

A lo que contestaríamos “Sí, idealmente es lo que quisiéramos pero en este momento no estamos listos para tomar decisiones y ponernos de acuerdo en consenso. A lo sumo lo que tenemos es un procedimiento de votación en el que unos van a perder y otros van a ganar. Así que México, te vuelvo a preguntar: “Dime cómo es esa persona prototipo de esta mayoría que va a decidir tu futuro: una persona apasionada por defender sus ideas y a su grupo sean los de derecha, sean los de izquierda, sean los ricos, sean los pobres, sean los indígenas, sean los guerrilleros, sean los industriales… o este grupo de  personas compuesto por individuos que se han formado una opinión educada y responsable después de indagar y entender todos los puntos de vista.

Creo que México diría sin duda: “por favor que elijan aquellos que están pensando no en su beneficio, sino en lo que es mejor para México.”

En la siguiente serie de posts intentaré desarrollar un modelo integral de participación civil muy simple, que yo pueda poner en práctica al elegir. Por el momento la pregunta es así: Si hoy fuera la elección, ¿Tienes claro qué es lo mejor para todos los mexicanos? ¿Votarías pensando en lo mejor para México o en lo mejor para ti y tu grupo?

¿Cuál va a ser mi elección?

Parar

21316543_10155700955193055_4858895241961128348_o

Desde que suena el despertador por la mañana, hasta el fin del día, literalmente no paramos. En el entorno profesional especialmente, donde las reuniones y llamadas se enciman unas con otras y es común comer trabajando, transportarnos trabajando, cenar trabajando; no paramos. Así transcurre nuestra vida, sin parar. Una doble sensación impera; por un lado sentimos que avanzamos mucho y a la vez parece que no avanzamos lo suficiente. Los correos electrónicos y los mensajes no cesan; los pedidos y los pendientes se acumulan y nos acostumbramos fácilmente a terminar el día sin sentirnos “completos”…“Mañana será otro día…”

Es preciso “parar” y poner atención, porque la vida se va fácil sin que nos demos cuenta. Parar, entonces es equivalente a poner atención a lo que está sucediendo en todo momento. Parar para mirar qué pasa cuando trabajas como si “lo que cuenta es el resultado”; parar para mirar cuál es el impacto que la forma en que conduzco mi vida tiene en los demás; en mis compañeros de trabajo, en mi familia, en mis amigos, en el mundo. Parar para escuchar lo que mi corazón, mi cabeza y mi cuerpo tienen que decir de las decisiones que tomo, parar para encontrar aquello que está más allá de mi y que tiene que ver con mi vida y el rumbo que lleva.

¿Cuándo fue la última vez que paraste? ¿Cuándo fue la última vez que te detuviste sencillamente para estar presente contigo? Sin distracciones de ninguna clase. Con tus pensamientos, pero con más que con tus pensamientos. Porque los pensamientos son, en buena medida otra distracción más de lo que es esencial. De aquello que sólo se ve si ponemos atención. De aquello que soy yo. “Quién soy yo? ¿Para qué estoy aquí? ¿Qué es lo que sigue para mi? ¿Qué es lo más significativo que puedo hacer con mi vida en este momento? ¡Vaya preguntas!

Cuando leo acerca de las vidas de personas que han tenido un impacto significativo en el mundo, se refieren a ello en diversas formas: “introspección”, “reflexión”, “meditación”, etc. Por ejemplo Martin Luther King meditaba con las escrituras bíblicas, Leonardo Da Vinci caminaba por el campo buscando respuestas a cosas que no entendía, Einstein decía sobre su práctica “Pienso 99 veces y nada descubro. Dejo de pensar, me sumerjo en el silencio, y la verdad me es revelada.”

Más en la actualidad, Steve Jobs practicaba meditación Zen para reducir su estrés, obtener más claridad y mejorar su creatividad, Padmasree Warrior jefa de tecnología y estrategia de Cisco Systems, medita todas las noches y pasa sus sábados haciendo una “desintoxicación digital”, Oprah Winfrey dice que se sienta en la quietud durante 20 minutos, dos veces al día. Otros líderes que practican meditación, atención plena o mindfulness son Bill Ford, Larry Brilliant ex director de Google.org director, Rupert Murdoch, presidente y CEO de News Corp, entre otros. 1 Diferentes formas de detener el ritmo de la vida cotidiana para encontrar algún tipo de respuesta; para disparar un proceso de “entendimiento” que les permita responder mejor a los desafíos que la vida les va sorteando.

Parar por unos minutos o unos días es completamente posible, no sólo recomendable, sino indispensable para encontrar el sentido más profundo a nuestras vidas y con ello asegurar que cada interacción, cada decisión venga de un lugar que no se limita a nuestros pensamientos, a nuestros deseos o nuestros miedos, sino que responde a los cimientos de nuestra integridad y a lo que entendemos que es mejor para el mundo. Esto es para mí, vivir despierto.
1 http://www.huffingtonpost.com.mx/entry/business-meditation-executives-meditate_n_3528731

Parar

Forget ADHD its #SAD!

Screen Shot 2017-10-14 at 1.42.30 PMI have this practice of taking one picture a day and sharing it via Instagram. Like many practices, the practice itself has no special meaning other than doing the same thing over an over again. But as many practices, there are “collateral” benefits -so to speak- that emerge out of simple repetition. This unexpected outcomes, typical of practicing, turn out to be in fact, decisive.

So, my practice consists on remembering through the day to look for “images” that I can capture. Now, this might seem simple -and indeed it is- but there’s a rather complicated thing to it: my life is very, very monotonous. It’s not that I am exposed to an amazing diversity, both geographical and cultural, as most of my time is spent working with clients, hoping in and out of airplanes, in meeting rooms or hotel rooms. And then back home to my family, my house, my community. And although I am very fortunate to some times travel for work to very exotic destinations, it is work! Nine to six working, exercise, dinner…and life goes on.  Some times it’s late at night and then I remember I haven’t taken my picture yet. 

I’ve been doing this for a couple of years now, and at the beginning it was quite awkward, as I would take whatever I’d find while “hunting” for my image during the brief moments I remembered and I was “free” from work or other distractions. Very often I ended up uploading images that my very extensive fan base of a couple of friends and my daughters would ignore and not “like”. That was fase one: “O my god it’s late and I haven’t taken my picture…ah..maybe that spot on the hotel window curtain makes a great image”. Morning after, zero likes and a feeling that I’m not image “hunting” correctly.  But I kept on trying, and phase two kicked in: images began to appear, to emerge. To reveal themselves.

I remember a special one. I was standing by my hotel window in Bogotá, Colombia. It was a rainy day and I had been writing the whole morning. When I glanced outside I saw a big white arrow painted on the street that grabbed my attention. It was raining and the street was empty. Then a man came walking in the sidewalk in oposite direction and the image revealed in my mind. I grabbed my iPhone and captured the moment. It was a pretty simple image, but different. For me it was more like it had emerged right in front of my eyes. I wasn’t “hunting” for images, I was just paying attention.

As in every practice, the goal  (in this case to take one picture a day -or #onepicaday-) is just a means to achieve other things: experiences or skills that while being critical to improve results, impact many other dimensions or areas of development. In other words, my observation has become more effective or as I like to think, I have become more able to be present at certain moments, and with that my photos are improving. Please mind that I am certainly not looking for likes or consider myself by any means an accomplished photographer. I am completely aware of my lack of talent and my eternal search of  l’instant décicif. I am truly not concerned with anything other that taking one picture a day.  However this practice has given me the chance to be a more present observer of the flow of things. 

However, one thing that I’ve come to realize in my observations is a sad fact. We are all connected to our screens. And here comes the beautiful learning for me: as I am! Specially if I am taking pictures and pictures with my “screen-phone”. I call it #SAD (Screen Attention Disorder) and it is really sad. #SAD is screens all over the place hijacking our attention, limiting our presence. Its SAD to see we are loosing impact and effectiveness to the illusion of connectivity.

#SAD is a paradox. Because truth is we have never been more connected in evolution as today, while being so disconnected from the present moment. Without a doubt, I can point out that while working in high performance corporate cultures, the single most deterrent impacting productivity  is hyper-connectivity. But we don’t see it. Because we truly believe we are being present in a meeting while whatsaping someone maybe in the other side of the world. We are not. And we are no more effective at the task level. We have experienced it over an over with C-Level Execs. When they disconnect from the outside and connect to what’s going on, they are able to solve challenges in ways they wouldn’t have suspected they could. Over and over we see it in our client work.

The same thing happens at the personal level. We are loosing effectiveness with our spouses, partners and friends in sharing our life journeys and, most importantly benefit from full presence. With all the good things and the not so good. In fact, it has become easier and easier to go back “home” -literally by hitting the screen button- than remaining open and embracing whatever arises. We are screen-distracted and it’s sad. I know I am! I’ve noticed that my eyes and attention immediately respond to any screen appearing in my landscape. It could be driving and encountering one big “screen-billboard-“ or my car’s screen. It’s in TV’s everywhere. Restaurants full of screens, airports with hundreds of personal iPads for people to sit and connect while they eat. And everywhere I go, I catch myself glancing at the screen often. It’s no longer an attention deficit, but screen attention highjack.  We need to stop. We need to be able to put screens aside, tu turn off the meeting room projector and sit in a circle, to have the conversations that matters and let things emerge, embracing whatever arises. More and more were are working with our clients, as I am doing with myself. Sit. Listen. Share. No distractions. Be present. Fully present. And better things happen. Probably painful, many times rejoicing, but certainly more effective and sustainable. Try 30 minutes full attention at your next meeting or while dinning with friends. Pay attention and embrace what ever arises. The world, the people we care about and ourselves need us more present.

Forget ADHD its #SAD!

Tembló. Duro y no tanto.

Screen Shot 2017-09-21 at 5.53.18 PM.pngTembló. Duro y no tanto. Suficiente para despertarnos, pero no para acabarnos. Injusto para muchos, los que nos movieron a todos.

Tembló el mismo día, pero después. Estamos más preparados y también nos habíamos olvidado.

Tomamos las calles de la mano, después de que las habíamos vaciado de esperanza.

Tembló. Una vez más. Otra generación..la que sigue. Ya sabían cómo hacerlo, sin haberlo hecho. Y lo hacen mejor.

No esperar. Hacer. Recobrando lo que siempre ha sido nuestro. La #Fuerza que piensa en todos. La que desobedece trabajando con el corazón…también. Los que alzan el puño porqué hay demasiado ruido que nos distrae.

Tembló México como tiembla el despertador con su campana de “es hora de despertar”. Tembló México duro. Feo. Para arriba y para abajo. Para todos lados. Para ver si así escuchamos. Que no hay nada ni nadie más grande que México…en México. Especialmente cuando hay que decidir.

Pero la música seductora de la “vida feliz” acecha por ahí, aún en la catástrofe, distraída, esperando para colarse entre los muros llenos de selfies…años de ver mi foto..sin vernos.

Se puede olvidar…la #FuerzaMéxico. O no.

Tembló México para volver a empezar lo que muchos, muchos, muchos hermanos empezaron hace mucho; aquí siguen aunque ya no estén.

La cadena de #fuerza y #corazón que me entrega la cubeta llena de los escombros que nos cierran el paso para alcanzar la vida. Anónima pero de todos.

Y los viejos y no tan viejos atentos a lo mal que lo hemos hecho y a la vez…lo bien. Pasamos la cubeta pesada de estructuras en pedazos por una cadena que va de 15 a 75. Juntos. Una cadena que va del fashion a lo básico y de vuelta. Que corre por izquierda y derecha.

Tembló México. Temblé yo. Una vez más la muerte tocando la puerta para preguntar si estoy viviendo. O si de plano ya es hora porque se me olvidó que no soy nada y por eso soy mucho más que lo que entiendo. Que soy todos.

Se cimbró con #FuerzaMexico el suelo de todos. De todos y todos lo vimos en nuestras pequeñas ventanas..pero lo vimos todos.

Soy Mexicano porqué aquí llegué y de aquí soy. Soy Mexicano porqué éste es el lugar para hacer lo que hay que hacer. Para jugárnosla por algo mejor. Algo que sólo es mejor si lo hacemos todos. Mucho mejor. Es lo que toca, después del temblor.

Tembló. Duro y no tanto.