Todo comienza por yo

BE14

“La pregunta no es si puedes hacer una diferencia. Ya haces una diferencia. Es sólo una cuestión de qué tipo de diferencia quieres hacer, durante tu vida en este planeta”

Tomado del libro de Mary Cowhey: Black Ants and Buddhists, thinking critically and teaching differently in the primary grades.

Hemos venido hablando durante un tiempo, sobre los momentos en los cuales una persona o un equipo interactúan para enfrentar desafíos en su organización o en la sociedad. Desde los desafíos interpersonales con alguien específico como el jefe, el empleado, el amigo, hasta los desafíos de los estados financieros, como el EBITDA, aparece siempre el componente Nosotros. Es decir, lo que se entiende como intersubjetividad, dos o más personas refiriéndose a algo concreto, como por ejemplo, un equipo de trabajo decidiendo sobre la mejor estrategia de reducción de costos.

Aunque el mundo está cada vez más automatizado y los procesos cada vez más operados por sistemas, prácticamente todos los desafíos que enfrentamos en el día a día, en algún momento llegan a requerir una conversación; ya sea presentar, pedir, negociar o indagar, pero en nuestro trabajo cotidiano, prácticamente todo se manifiesta de una u otra forma, en una interacción interpersonal entre Nosotros. Durante el trabajo, enfrentamos y resolvemos desafíos en la dimensión Nosotros a través de conversaciones, pero todo comienza con Yo. Resulta fundamental, para poder tener resultados más efectivos para las partes, que haya la mayor claridad posible de que así como Nosotros es el espacio para resolver los desafíos, el Yo es la dimensión, la única, que puede mejorar sustancialmente los resultados en el Nosotros y el impacto en la realidad objetiva: el Ello.

Todo comienza por Yo significa que todo comienza por tomar consciencia de lo que yo siento, yo sueño, yo creo, yo entiendo, yo escucho, yo temo, yo deseo, de lo que yo… Porque consciente o no, toda la carga de Yo está presente y, como si fuera un especie de burbuja transparente que no veo, está ahí definiendo mi experiencia en el Nosotros y por lo mismo, la experiencia en el Nosotros de los otros Yo con los que interactuó. Todo comienza con Yo significa también, que si yo soy capaz de poner al servicio del Nosotros todo mi Yo, todo esto que yo siento, yo entiendo, yo creo, yo escucho… en una forma en la que yo me sienta bien y honre lo que para mí es importante, entonces el Ello, es decir el desafío junto con el Nosotros y junto con el Yo, está en mayor balance. Entonces, todo comienza por Yo significa la posibilidad de que al desafío al que nos enfrentaremos, en el y con el Nosotros puede ser enfrentado de una mejor manera si soy consciente de cómo impacta el Yo en el Nosotros y en el Ello.

Un primer paso para comenzar con el Yo en el Nosotros, es hablar en primera persona. Hablar de lo que yo entiendo, yo pienso, yo siento y yo… dejando a un lado el común: uno. “Cuando uno trabaja mucho, uno se estresa” o por ejemplo: “es que siempre hay mucho trabajo” y cambiarlo por “yo siento que  tengo mucho trabajo”. Innegablemente todo comienza por Yo significa que todo comienza y termina ahí donde yo soy responsable.

Todo comienza por yo

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s