Forget ADHD its #SAD!

Screen Shot 2017-10-14 at 1.42.30 PMI have this practice of taking one picture a day and sharing it via Instagram. Like many practices, the practice itself has no special meaning other than doing the same thing over an over again. But as many practices, there are “collateral” benefits -so to speak- that emerge out of simple repetition. This unexpected outcomes, typical of practicing, turn out to be in fact, decisive.

So, my practice consists on remembering through the day to look for “images” that I can capture. Now, this might seem simple -and indeed it is- but there’s a rather complicated thing to it: my life is very, very monotonous. It’s not that I am exposed to an amazing diversity, both geographical and cultural, as most of my time is spent working with clients, hoping in and out of airplanes, in meeting rooms or hotel rooms. And then back home to my family, my house, my community. And although I am very fortunate to some times travel for work to very exotic destinations, it is work! Nine to six working, exercise, dinner…and life goes on.  Some times it’s late at night and then I remember I haven’t taken my picture yet. 

I’ve been doing this for a couple of years now, and at the beginning it was quite awkward, as I would take whatever I’d find while “hunting” for my image during the brief moments I remembered and I was “free” from work or other distractions. Very often I ended up uploading images that my very extensive fan base of a couple of friends and my daughters would ignore and not “like”. That was fase one: “O my god it’s late and I haven’t taken my picture…ah..maybe that spot on the hotel window curtain makes a great image”. Morning after, zero likes and a feeling that I’m not image “hunting” correctly.  But I kept on trying, and phase two kicked in: images began to appear, to emerge. To reveal themselves.

I remember a special one. I was standing by my hotel window in Bogotá, Colombia. It was a rainy day and I had been writing the whole morning. When I glanced outside I saw a big white arrow painted on the street that grabbed my attention. It was raining and the street was empty. Then a man came walking in the sidewalk in oposite direction and the image revealed in my mind. I grabbed my iPhone and captured the moment. It was a pretty simple image, but different. For me it was more like it had emerged right in front of my eyes. I wasn’t “hunting” for images, I was just paying attention.

As in every practice, the goal  (in this case to take one picture a day -or #onepicaday-) is just a means to achieve other things: experiences or skills that while being critical to improve results, impact many other dimensions or areas of development. In other words, my observation has become more effective or as I like to think, I have become more able to be present at certain moments, and with that my photos are improving. Please mind that I am certainly not looking for likes or consider myself by any means an accomplished photographer. I am completely aware of my lack of talent and my eternal search of  l’instant décicif. I am truly not concerned with anything other that taking one picture a day.  However this practice has given me the chance to be a more present observer of the flow of things. 

However, one thing that I’ve come to realize in my observations is a sad fact. We are all connected to our screens. And here comes the beautiful learning for me: as I am! Specially if I am taking pictures and pictures with my “screen-phone”. I call it #SAD (Screen Attention Disorder) and it is really sad. #SAD is screens all over the place hijacking our attention, limiting our presence. Its SAD to see we are loosing impact and effectiveness to the illusion of connectivity.

#SAD is a paradox. Because truth is we have never been more connected in evolution as today, while being so disconnected from the present moment. Without a doubt, I can point out that while working in high performance corporate cultures, the single most deterrent impacting productivity  is hyper-connectivity. But we don’t see it. Because we truly believe we are being present in a meeting while whatsaping someone maybe in the other side of the world. We are not. And we are no more effective at the task level. We have experienced it over an over with C-Level Execs. When they disconnect from the outside and connect to what’s going on, they are able to solve challenges in ways they wouldn’t have suspected they could. Over and over we see it in our client work.

The same thing happens at the personal level. We are loosing effectiveness with our spouses, partners and friends in sharing our life journeys and, most importantly benefit from full presence. With all the good things and the not so good. In fact, it has become easier and easier to go back “home” -literally by hitting the screen button- than remaining open and embracing whatever arises. We are screen-distracted and it’s sad. I know I am! I’ve noticed that my eyes and attention immediately respond to any screen appearing in my landscape. It could be driving and encountering one big “screen-billboard-“ or my car’s screen. It’s in TV’s everywhere. Restaurants full of screens, airports with hundreds of personal iPads for people to sit and connect while they eat. And everywhere I go, I catch myself glancing at the screen often. It’s no longer an attention deficit, but screen attention highjack.  We need to stop. We need to be able to put screens aside, tu turn off the meeting room projector and sit in a circle, to have the conversations that matters and let things emerge, embracing whatever arises. More and more were are working with our clients, as I am doing with myself. Sit. Listen. Share. No distractions. Be present. Fully present. And better things happen. Probably painful, many times rejoicing, but certainly more effective and sustainable. Try 30 minutes full attention at your next meeting or while dinning with friends. Pay attention and embrace what ever arises. The world, the people we care about and ourselves need us more present.

Forget ADHD its #SAD!

Tembló. Duro y no tanto.

Screen Shot 2017-09-21 at 5.53.18 PM.pngTembló. Duro y no tanto. Suficiente para despertarnos, pero no para acabarnos. Injusto para muchos, los que nos movieron a todos.

Tembló el mismo día, pero después. Estamos más preparados y también nos habíamos olvidado.

Tomamos las calles de la mano, después de que las habíamos vaciado de esperanza.

Tembló. Una vez más. Otra generación..la que sigue. Ya sabían cómo hacerlo, sin haberlo hecho. Y lo hacen mejor.

No esperar. Hacer. Recobrando lo que siempre ha sido nuestro. La #Fuerza que piensa en todos. La que desobedece trabajando con el corazón…también. Los que alzan el puño porqué hay demasiado ruido que nos distrae.

Tembló México como tiembla el despertador con su campana de “es hora de despertar”. Tembló México duro. Feo. Para arriba y para abajo. Para todos lados. Para ver si así escuchamos. Que no hay nada ni nadie más grande que México…en México. Especialmente cuando hay que decidir.

Pero la música seductora de la “vida feliz” acecha por ahí, aún en la catástrofe, distraída, esperando para colarse entre los muros llenos de selfies…años de ver mi foto..sin vernos.

Se puede olvidar…la #FuerzaMéxico. O no.

Tembló México para volver a empezar lo que muchos, muchos, muchos hermanos empezaron hace mucho; aquí siguen aunque ya no estén.

La cadena de #fuerza y #corazón que me entrega la cubeta llena de los escombros que nos cierran el paso para alcanzar la vida. Anónima pero de todos.

Y los viejos y no tan viejos atentos a lo mal que lo hemos hecho y a la vez…lo bien. Pasamos la cubeta pesada de estructuras en pedazos por una cadena que va de 15 a 75. Juntos. Una cadena que va del fashion a lo básico y de vuelta. Que corre por izquierda y derecha.

Tembló México. Temblé yo. Una vez más la muerte tocando la puerta para preguntar si estoy viviendo. O si de plano ya es hora porque se me olvidó que no soy nada y por eso soy mucho más que lo que entiendo. Que soy todos.

Se cimbró con #FuerzaMexico el suelo de todos. De todos y todos lo vimos en nuestras pequeñas ventanas..pero lo vimos todos.

Soy Mexicano porqué aquí llegué y de aquí soy. Soy Mexicano porqué éste es el lugar para hacer lo que hay que hacer. Para jugárnosla por algo mejor. Algo que sólo es mejor si lo hacemos todos. Mucho mejor. Es lo que toca, después del temblor.

Tembló. Duro y no tanto.

Llegó la hora, señor Presidente.

Es muy probable que su mejor legado no sea ejercer la Presidencia, sino dejarla.  
Y entiendo que debe de ser difícil siquiera pensarlo, porqué desde su perspectiva esto significaría un fracaso. Pero las ideas -como el poder, el dinero y en general todas las cosas- sirven hasta que nos limitan. Por ejemplo, aceptar la idea de que ha fracasado sirvió sólo para que los operadores políticos, los mexicanos y Usted, estemos de acuerdo. Pero es una perspectiva muy básica. Hay mucho más que fracaso aquí: hay corresponsabilidad, hay historia y cultura. 

Usted, aunque algunos se empeñen en demostrarlo, no es el culpable de los males de los mexicanos; no se lo tome personal. Cada uno de estos líderes de opinión que sale a crucificarlo desde su trinchera sólo demuestra una verdad fundamental que nos tiene atorados: divide y vencerás. Como si la única alternativa fueran realidades irreconciliables en México y sólo una parte de los Mexicanos tuviera derecho a estar bien.

No es usted. Somos nosotros. Soy yo. Usted, como yo y muchos de mis vecinos, hemos hecho lo mejor que hemos podido, con los recursos que tenemos, con la educación que definió nuestro origen. Que tire la primera piedra el Mexicano que nunca, en algún momento de su vida, actuó con dudosa base; sea económica, legal, moral o sencillamente imponiendo su status, su perspectiva. Esto es México por ahora; pero no sólo esto es México.

México también es un país joven con un potencial enorme, con recursos y con personas que han demostrado ser extraordinarias. México es una promesa en camino de ser verdad. Lo vemos diario en todos los ámbitos sociales; historias que inspiran a trascendernos. Hay maestros que generación tras generación tocan e impulsan a los niños, hay policías, diputados, empresarios, artistas, obreros, campesinos, que cuando mueren parten de este mundo dejando más de lo que recibieron. Mexicanos que a pesar de las condiciones sociales y políticas construyen un mejor lugar para todos. Increíbles historias que la gran mayoría de las veces ni se escuchan, pero que como gotas de agua en un estanque, llenan la superficie de ondas que se expanden. Somos muchos más los mexicanos que queremos un mejor lugar para todos, que los que no. 

Estos mexicanos extraordinarios -que a veces pueden pasar por ordinarios- tienen en común que ven más allá de sí mismos. Los guía un sentido de comunidad inicia en algo tan simple e inmediato como su familia y se extiende a dimensiones como la afición para la que juegan, los comensales para los que cocinan, los empleados y los clientes para los que trabajan; puede ser también su país e incluso el mundo. Para ellos, pasar a desapercibidos no es un problema, como tampoco tomar decisiones de largo plazo, porque entienden el valor de renunciar a cosas de orden inferior por alcanzar beneficios de orden superior. El opuesto a la consabida secuencia de verdaderos sacrilegios al estilo “casa blanca”, que restan claridad a los niños mexicanos porqué asumen que “el que no tranza, no avanza”. 

Por esto los mexicanos caemos fácilmente en quitarnos la responsabilidad individual culpando a los malos políticos o creyendo de más en los líderes mesiánicos que ahora sí “van a cambiar a México”. ¡Por favor! ¿Cómo decimos? “Es la misma sopa, pero con otra cuchara”. Ni Usted, ni nadie va a cambiar a México; somos nosotros, los mexicanos ordinarios, los únicos que podemos llevar a México al siguiente nivel. Somos todos, cuando logramos mantener nuestra integridad luchando por algo que vale más la pena que el beneficio inmediato e individual; cuando tenemos la entereza de seguir aún cuando perdemos. No son los políticos, porque por definición, para obtener una posición de liderazgo es preciso jugar el juego del poder.

Pero necesitamos de su ayuda. Usted puede elegir entre obstinarse por el poder, o de verdad servir a México, dejando su puesto político y actuando como ciudadano, de esos extraordinarios; pasar a la historia como un fracasado, o elegir ser un ciudadano ordinario y enfrentarse a sus demonios, los internos, que lo harían crecer y recobrar la estatura, aunque sea consigo mismo. Usted puede hacer algo simbólico que sirva para decir, “basta, el sistema que nos sirvió para salir de la pobreza revolucionaria y que nos trajo hasta aquí, no sirve para llegar a dónde queremos ir”.

Llegó la hora de que piense y viva como un ciudadano ordinario e intente convertirse en mejor persona, de preparar el terreno para los mexicanos que sí van a realizar el sueño de México. Deje la presidencia y en el camino haga algo que signifique un viaje sin regreso del México post-revoluicionario de instituciones, al México evolucionario de personas. Es justo en dónde menos cómodos estamos que podemos crecer como personas, y entonces nuestro regalo, aquello que venimos a dar al mundo, tiene un impacto constructivo. Enfréntese a sí mismo y corte amarras, para que México de una vez por todas, despierte.

Respetuosamente, un mexicano más.

Esta carta es extensiva a todos los líderes políticos, de cualquier partido o filiación, que han recibido mucho más de lo que han dado, con sus propios recursos. 

Llegó la hora, señor Presidente.

Carta abierta a los candidatos independientes.

Screen Shot 2015-06-28 at 10.02.48 PM

Ser candidato independiente no es tan difícil; ser un líder ínter-dependiente está, como seguro diría El Bronco, más canijo.

Ustedes, los que ya ganaron y los que están planeando ganar, han experimentado algo que no muchos mexicanos entendemos: la fuerza de ser independientes, de liberarse.  Quizá pensaron “no necesito un partido oficial…puedo irme por la libre” y se lanzaron. O como en el caso de Margarita Zavala, lo están pensando. Pero independizarse, lanzarse y ganar, sólo los pone dentro del sistema de nuevo. Así es; Gobernador, Diputado o futura Presidente, por más independiente que usted sea, una vez electo estará inmerso en la perversa maquinaria de poder, con poca capacidad de maniobra en el mejor caso y en el peor, podría terminar cediendo en sus principios sedado por el surreal efecto de la adulación. Imagine ¡ahora sí lo va a recibir la Reina Isabel y podría salir en la portada del Hola! O en la del Time..”This Indie President is really saving México”.

Pero asumamos que usted logra seguir siendo Independiente ya en su cargo, porque tiene la estatura de desarrollo, el músculo ético bien ejercitado y todos los días, frente a las oportunidades de perder su independencia; es decir su libertad, usted regresa a su centro, con los pies bien puestos en la tierra, incluso cada vez más fuerte. Vaya…Gandhi, Mandela, ese tipo de liderazgo; servicial, inspirado en el bien común. De lograr mantenerse así, es muy probable que experimente una frustración increíble. ¿Se imagina tratar de mover una iniciativa de ley o un proyecto innovador que depende de la cámara de diputados o del aparato burocrático? Además de ser tan desarrollado como estos líderes que en verdad han movido al mundo, usted deberá ser increíblemente estoico. Ipsofacto sus compañeros políticos, cuales taxistas manifestándose contra Über, van a decir “aquí las cosas se hacen como siempre las hemos hecho; así que si quieres…éntrale”.

En cada charla con un compatriota es fácil distinguir su postura acerca de nuestra realidad, básicamente en el uso del verbo chingar. Unos piensan que los ricos, los políticos, los narcos, y hasta el clima nos están chingando constantemente y no hay mucho que hacer. Es más, coincidentemente muchos de ellos fastidiados por las chingaderas, deciden, finalmente, entrarle y aunque sea así tratar de ser un poco más chingones. Una manita por acá, un favorcito por allá, una comidita, unos tequilas, unas modelos, un Porche, una Bolsa Luis Vuitton (o un chingo)…una Casita Blanca. Y que tire la primera piedra el que nunca ha hecho alguna “chingadera” de estas…por pequeña que sea. Es más, el sistema es tan “chingón” que en ocasiones es literalmente imposible salir de una situación sin hacer alguna “chingaderita”.

Pero hay otro tipo de Mexicano -cada vez más- que en realidad no se entusiasman peleando ideológicamente, demagógicamente o intelectualmente con “el sistema”; reclamando injusticias o respondiendo con violencia o dejándose llevar por la inercia post-revolucionaria.

Son mexicanos que se entusiasman más en una conversación por lo que pueden progresar como personas, con sus familias y en su comunidad. Son los que saben que ningún político los va a llevar a nada mejor de lo que son, porque lo que son lo han conseguido ellos, trabajando y enfrentando la vida, muchas veces a pesar de su gobierno. No tienen tiempo que perder lamentándose. Más bien se cuidan como pueden y hacen lo que pueden movidos por un propósito superior: ser mejores a través de su trabajo, su creatividad y sus relaciones. Celebran lo bueno de la vida, incluso lo bueno que los gobiernos traen a sus comunidades y miran con pena -mucha pena- lo que no es tan bueno. Pero no se detienen ahí; porque tienen mucho que hacer. Los vemos en todos los niveles sociales y por todo el país.

Coincide que estos Mexicanos Independientes, son muchos. De hecho varios millones. Y coincide que algo en lo que todos coinciden es que saben que nadie los va a sacar de donde están, más que ellos mismos; ni siquiera usted señor(a) candidato. Por eso son independientes, porque si dependieran del gobierno o de los líderes no podrían progresar.

Es interesante que estos millones de independientes, aunque están muy ocupados saliendo adelante,  tienen en común algunas cualidades que le pueden servir a Usted como palanca cuando se enfrente al aparato que no lo (o la) va dejar mover las cosas:

-Saben que cuando se ponen manos a la obra, logran porqué así ha sido su vida.

-Disponen al menos una o dos horas a la semana para actividades que les dan significado y que normalmente son de tipo comunitario.

-Están conectados.

-Pagan Impuestos.

-Consumen bienes y servicios.

-Están por todo el país.

-Típicamente, por la vida de trabajo y superación que llevan, tienen cierta posición de credibilidad en sus núcleos familiares y sociales.

-No les interesa la actividad política; sino hacer las cosas que hay que hacer.

-No están esperando que llegue el líder que los salve. No creen que esa sea la salida.

-Cuando hay una causa que lo vale, no dudan en organizarse y ser parte de algo más grande.

Sumadas las horas disponibles, lo que consumen, lo que pagan de impuestos y lo que generan a través de su trabajo, hacen que cualquier presupuesto electoral se vea tímido y cualquier empresa de cambio sea factible. Es más, si lo reflexionáramos bien (porque yo me siento parte de este grupo) nos daríamos cuenta de que en muchas cosas no necesitamos al gobierno para nada; porque como grupo valemos más. Imagine, señor Candidato, que dejáramos de pagar impuestos cuando no estamos de acuerdo con los servicios que nuestros empleados en el gobierno nos dan, que dejáramos de comprar productos y servicios que no cumplen con ciertos principios, que organizados nos pongamos manos a la obra en resolver temas que el gobierno, por las razones que sean no puede.

En resumen, señores y señoras candidatos, no se vayan a creer eso de que ustedes nos van a salvar, porque sería un signo de que ya cayeron presas del sistema. No se les olvide que hay una fuerza despierta, activa y poderosa con la que podemos mover a México y sobretodo, no pierdan tiempo en posiciones radicales, porque resulta que ninguno de ustedes, ni de los políticos que manejan al país es suficientemente inteligente como para estar siempre equivocado; por lo tanto todos, absolutamente todos tenemos algo de razón.

Independiente, significa entonces dejar las posiciones y encontrar lo que nos interesa a todos; no hay un sólo mexicano que en el fondo no quiera paz y progreso. No se la crea, e inspire a través de su trabajo, congruencia y valor a los millones que pueden apoyarlo en los momentos difíciles y resista las tácticas que llevan a la división, a la discriminación, a los extremos moralistas y al autoritarismo. No se le olvide que muchos de estos políticos que usted crucificó como bandera de lucha, igual que usted y que yo, pudieron haber querido genuinamente algo mejor para México, pero perdieron la batalla. Las condiciones que hoy existen en México y en el mundo, para incorporar a la solución de problemas enormes a grupos de personas inteligentes y motivadas por algo superior, son históricas y a la vez, todos nos necesitamos; todos.

Carta abierta a los candidatos independientes.
%d bloggers like this: