¿Cuál va a ser mi elección?

22384184_10155799565873055_7838577224925031489_o

Estamos por iniciar formalmente el proceso electoral en México. Cuál es la mejor elección en cuanto a candidatos y/o a partido político se refiere? ¿Por quién voto o no voto? ¿Anulo mi voto?

Si tengo credencial de elector vigente y me interesa la construcción política de mi país, ésta es una pregunta que muchos millones de personas enfrentaremos en  los siguientes meses, regresa pues este periodo donde las amistades comienzan a tomar un matiz distinto. Aquel que como el líquido fluorescente que inyectan en las venas los médicos para conocer el estado de las arterias, encienden lo que hay en nuestro interior. Conversaciones de sábado y domingo en familia que ponen su armonía en riesgo no sólo por “si fue penal o no fue penal” o “porque le voy a las Chivas o al América” sino por quién voy a votar. Y es que votar es sin duda un reflejo de quién soy, es de hecho la expresión de quién verdaderamente soy; es la expresión de qué es lo que me importa y en qué creo o en qué ya no creo.

Si en una familia en ocasiones esto puede llevar a auténticas batallas de sobremesa, imaginemos lo que pasa a nivel a nacional. Cada pequeña conversación de estas son un reflejo clarísimo, por un lado de la topografía y variedad de nuestro entorno social, personal y por el otro de la diversidad nacional. Por ejemplo, si en todas las conversaciones que tengo alrededor de este tema en la generalidad estamos de acuerdo en que la elección de tal o cuál candidato es la correcta; si de aquí  a julio me paso escuchando los mismos argumentos de por qué hay que descartar a este o apostar por aquel, seguramente llegaré mucho más convencido a las urnas. Será interesante también preguntarme ¿Por qué es que escuché y repetí durante seis meses los mismos argumentos?

Eso habla de que la pluralidad y diversidad de mis círculos sociales es bastante pobre. Porque considerar que lo mejor para el país es lo mejor para mi y los míos habla de cierta miopía al menos acerca de la diversidad de circunstancias, de razas, de educación, de niveles sociales del resto de los mexicanos que no soy yo.

Ahora si por el otro lado durante los siguientes seis meses me he encontrado en esas sobremesas y discusiones donde escucho posiciones diversas y encontradas, es un indicador de que al menos mi interacción social es hasta en cierta medida un equivalente del reflejo  de la realidad de nuestro país. Tal vez para cuando llegue a las urnas estoy al menos un poco más informado porque he escuchado verdaderamente diversos puntos de vista.

Estos dos caminos ya son de sí un indicativo de cómo vivo la vida, sobretodo si soy de los que tiene acceso a todos los niveles y a todas las realidades. Porque es de entender que una gran parte de la población no puede fácilmente ver más allá de su entorno. ¿Pero y cuando tenemos los medios, la educación y la posibilidad de ver más allá de nuestra comunidad inmediata? Desde una perspectiva digamos de tercera persona, más objetiva, si México fuera una persona y le podríamos preguntar ¿De cara a los siguientes seis meses qué tipo de persona quieres que elija tu futuro? ¿Qué características tendría que tener esta mayoría que por voto va a elegir tu futuro?

Porque si bien la democracia es un estado de más desarrollo en nuestro progreso social y la República es sin duda un avance fundamental con respecto a otras formas de gobierno como la monarquía o la dictadura, sigue siendo un nivel todavía perfectible y desde cierta altura subdesarrollado porque en realidad asume y parte del principio de que unos ganan y otros pierden. Así que si le preguntáramos a México: México ¿Cómo quieres que sean las personas que te elijan por mayoría? Quizá una posible respuesta sería: “Me gustaría todos estuvieran de acuerdo, que no hubiera mayoría. Porque cuando unos ganan, otros pierden y no me va bien.”

A lo que contestaríamos “Sí, idealmente es lo que quisiéramos pero en este momento no estamos listos para tomar decisiones y ponernos de acuerdo en consenso. A lo sumo lo que tenemos es un procedimiento de votación en el que unos van a perder y otros van a ganar. Así que México, te vuelvo a preguntar: “Dime cómo es esa persona prototipo de esta mayoría que va a decidir tu futuro: una persona apasionada por defender sus ideas y a su grupo sean los de derecha, sean los de izquierda, sean los ricos, sean los pobres, sean los indígenas, sean los guerrilleros, sean los industriales… o este grupo de  personas compuesto por individuos que se han formado una opinión educada y responsable después de indagar y entender todos los puntos de vista.

Creo que México diría sin duda: “por favor que elijan aquellos que están pensando no en su beneficio, sino en lo que es mejor para México.”

En la siguiente serie de posts intentaré desarrollar un modelo integral de participación civil muy simple, que yo pueda poner en práctica al elegir. Por el momento la pregunta es así: Si hoy fuera la elección, ¿Tienes claro qué es lo mejor para todos los mexicanos? ¿Votarías pensando en lo mejor para México o en lo mejor para ti y tu grupo?

¿Cuál va a ser mi elección?

Parar

21316543_10155700955193055_4858895241961128348_o

Desde que suena el despertador por la mañana, hasta el fin del día, literalmente no paramos. En el entorno profesional especialmente, donde las reuniones y llamadas se enciman unas con otras y es común comer trabajando, transportarnos trabajando, cenar trabajando; no paramos. Así transcurre nuestra vida, sin parar. Una doble sensación impera; por un lado sentimos que avanzamos mucho y a la vez parece que no avanzamos lo suficiente. Los correos electrónicos y los mensajes no cesan; los pedidos y los pendientes se acumulan y nos acostumbramos fácilmente a terminar el día sin sentirnos “completos”…“Mañana será otro día…”

Es preciso “parar” y poner atención, porque la vida se va fácil sin que nos demos cuenta. Parar, entonces es equivalente a poner atención a lo que está sucediendo en todo momento. Parar para mirar qué pasa cuando trabajas como si “lo que cuenta es el resultado”; parar para mirar cuál es el impacto que la forma en que conduzco mi vida tiene en los demás; en mis compañeros de trabajo, en mi familia, en mis amigos, en el mundo. Parar para escuchar lo que mi corazón, mi cabeza y mi cuerpo tienen que decir de las decisiones que tomo, parar para encontrar aquello que está más allá de mi y que tiene que ver con mi vida y el rumbo que lleva.

¿Cuándo fue la última vez que paraste? ¿Cuándo fue la última vez que te detuviste sencillamente para estar presente contigo? Sin distracciones de ninguna clase. Con tus pensamientos, pero con más que con tus pensamientos. Porque los pensamientos son, en buena medida otra distracción más de lo que es esencial. De aquello que sólo se ve si ponemos atención. De aquello que soy yo. “Quién soy yo? ¿Para qué estoy aquí? ¿Qué es lo que sigue para mi? ¿Qué es lo más significativo que puedo hacer con mi vida en este momento? ¡Vaya preguntas!

Cuando leo acerca de las vidas de personas que han tenido un impacto significativo en el mundo, se refieren a ello en diversas formas: “introspección”, “reflexión”, “meditación”, etc. Por ejemplo Martin Luther King meditaba con las escrituras bíblicas, Leonardo Da Vinci caminaba por el campo buscando respuestas a cosas que no entendía, Einstein decía sobre su práctica “Pienso 99 veces y nada descubro. Dejo de pensar, me sumerjo en el silencio, y la verdad me es revelada.”

Más en la actualidad, Steve Jobs practicaba meditación Zen para reducir su estrés, obtener más claridad y mejorar su creatividad, Padmasree Warrior jefa de tecnología y estrategia de Cisco Systems, medita todas las noches y pasa sus sábados haciendo una “desintoxicación digital”, Oprah Winfrey dice que se sienta en la quietud durante 20 minutos, dos veces al día. Otros líderes que practican meditación, atención plena o mindfulness son Bill Ford, Larry Brilliant ex director de Google.org director, Rupert Murdoch, presidente y CEO de News Corp, entre otros. 1 Diferentes formas de detener el ritmo de la vida cotidiana para encontrar algún tipo de respuesta; para disparar un proceso de “entendimiento” que les permita responder mejor a los desafíos que la vida les va sorteando.

Parar por unos minutos o unos días es completamente posible, no sólo recomendable, sino indispensable para encontrar el sentido más profundo a nuestras vidas y con ello asegurar que cada interacción, cada decisión venga de un lugar que no se limita a nuestros pensamientos, a nuestros deseos o nuestros miedos, sino que responde a los cimientos de nuestra integridad y a lo que entendemos que es mejor para el mundo. Esto es para mí, vivir despierto.
1 http://www.huffingtonpost.com.mx/entry/business-meditation-executives-meditate_n_3528731

Parar

Tembló. Duro y no tanto.

Screen Shot 2017-09-21 at 5.53.18 PM.pngTembló. Duro y no tanto. Suficiente para despertarnos, pero no para acabarnos. Injusto para muchos, los que nos movieron a todos.

Tembló el mismo día, pero después. Estamos más preparados y también nos habíamos olvidado.

Tomamos las calles de la mano, después de que las habíamos vaciado de esperanza.

Tembló. Una vez más. Otra generación..la que sigue. Ya sabían cómo hacerlo, sin haberlo hecho. Y lo hacen mejor.

No esperar. Hacer. Recobrando lo que siempre ha sido nuestro. La #Fuerza que piensa en todos. La que desobedece trabajando con el corazón…también. Los que alzan el puño porqué hay demasiado ruido que nos distrae.

Tembló México como tiembla el despertador con su campana de “es hora de despertar”. Tembló México duro. Feo. Para arriba y para abajo. Para todos lados. Para ver si así escuchamos. Que no hay nada ni nadie más grande que México…en México. Especialmente cuando hay que decidir.

Pero la música seductora de la “vida feliz” acecha por ahí, aún en la catástrofe, distraída, esperando para colarse entre los muros llenos de selfies…años de ver mi foto..sin vernos.

Se puede olvidar…la #FuerzaMéxico. O no.

Tembló México para volver a empezar lo que muchos, muchos, muchos hermanos empezaron hace mucho; aquí siguen aunque ya no estén.

La cadena de #fuerza y #corazón que me entrega la cubeta llena de los escombros que nos cierran el paso para alcanzar la vida. Anónima pero de todos.

Y los viejos y no tan viejos atentos a lo mal que lo hemos hecho y a la vez…lo bien. Pasamos la cubeta pesada de estructuras en pedazos por una cadena que va de 15 a 75. Juntos. Una cadena que va del fashion a lo básico y de vuelta. Que corre por izquierda y derecha.

Tembló México. Temblé yo. Una vez más la muerte tocando la puerta para preguntar si estoy viviendo. O si de plano ya es hora porque se me olvidó que no soy nada y por eso soy mucho más que lo que entiendo. Que soy todos.

Se cimbró con #FuerzaMexico el suelo de todos. De todos y todos lo vimos en nuestras pequeñas ventanas..pero lo vimos todos.

Soy Mexicano porqué aquí llegué y de aquí soy. Soy Mexicano porqué éste es el lugar para hacer lo que hay que hacer. Para jugárnosla por algo mejor. Algo que sólo es mejor si lo hacemos todos. Mucho mejor. Es lo que toca, después del temblor.

Tembló. Duro y no tanto.

Llegó la hora, señor Presidente.

Es muy probable que su mejor legado no sea ejercer la Presidencia, sino dejarla.  
Y entiendo que debe de ser difícil siquiera pensarlo, porqué desde su perspectiva esto significaría un fracaso. Pero las ideas -como el poder, el dinero y en general todas las cosas- sirven hasta que nos limitan. Por ejemplo, aceptar la idea de que ha fracasado sirvió sólo para que los operadores políticos, los mexicanos y Usted, estemos de acuerdo. Pero es una perspectiva muy básica. Hay mucho más que fracaso aquí: hay corresponsabilidad, hay historia y cultura. 

Usted, aunque algunos se empeñen en demostrarlo, no es el culpable de los males de los mexicanos; no se lo tome personal. Cada uno de estos líderes de opinión que sale a crucificarlo desde su trinchera sólo demuestra una verdad fundamental que nos tiene atorados: divide y vencerás. Como si la única alternativa fueran realidades irreconciliables en México y sólo una parte de los Mexicanos tuviera derecho a estar bien.

No es usted. Somos nosotros. Soy yo. Usted, como yo y muchos de mis vecinos, hemos hecho lo mejor que hemos podido, con los recursos que tenemos, con la educación que definió nuestro origen. Que tire la primera piedra el Mexicano que nunca, en algún momento de su vida, actuó con dudosa base; sea económica, legal, moral o sencillamente imponiendo su status, su perspectiva. Esto es México por ahora; pero no sólo esto es México.

México también es un país joven con un potencial enorme, con recursos y con personas que han demostrado ser extraordinarias. México es una promesa en camino de ser verdad. Lo vemos diario en todos los ámbitos sociales; historias que inspiran a trascendernos. Hay maestros que generación tras generación tocan e impulsan a los niños, hay policías, diputados, empresarios, artistas, obreros, campesinos, que cuando mueren parten de este mundo dejando más de lo que recibieron. Mexicanos que a pesar de las condiciones sociales y políticas construyen un mejor lugar para todos. Increíbles historias que la gran mayoría de las veces ni se escuchan, pero que como gotas de agua en un estanque, llenan la superficie de ondas que se expanden. Somos muchos más los mexicanos que queremos un mejor lugar para todos, que los que no. 

Estos mexicanos extraordinarios -que a veces pueden pasar por ordinarios- tienen en común que ven más allá de sí mismos. Los guía un sentido de comunidad inicia en algo tan simple e inmediato como su familia y se extiende a dimensiones como la afición para la que juegan, los comensales para los que cocinan, los empleados y los clientes para los que trabajan; puede ser también su país e incluso el mundo. Para ellos, pasar a desapercibidos no es un problema, como tampoco tomar decisiones de largo plazo, porque entienden el valor de renunciar a cosas de orden inferior por alcanzar beneficios de orden superior. El opuesto a la consabida secuencia de verdaderos sacrilegios al estilo “casa blanca”, que restan claridad a los niños mexicanos porqué asumen que “el que no tranza, no avanza”. 

Por esto los mexicanos caemos fácilmente en quitarnos la responsabilidad individual culpando a los malos políticos o creyendo de más en los líderes mesiánicos que ahora sí “van a cambiar a México”. ¡Por favor! ¿Cómo decimos? “Es la misma sopa, pero con otra cuchara”. Ni Usted, ni nadie va a cambiar a México; somos nosotros, los mexicanos ordinarios, los únicos que podemos llevar a México al siguiente nivel. Somos todos, cuando logramos mantener nuestra integridad luchando por algo que vale más la pena que el beneficio inmediato e individual; cuando tenemos la entereza de seguir aún cuando perdemos. No son los políticos, porque por definición, para obtener una posición de liderazgo es preciso jugar el juego del poder.

Pero necesitamos de su ayuda. Usted puede elegir entre obstinarse por el poder, o de verdad servir a México, dejando su puesto político y actuando como ciudadano, de esos extraordinarios; pasar a la historia como un fracasado, o elegir ser un ciudadano ordinario y enfrentarse a sus demonios, los internos, que lo harían crecer y recobrar la estatura, aunque sea consigo mismo. Usted puede hacer algo simbólico que sirva para decir, “basta, el sistema que nos sirvió para salir de la pobreza revolucionaria y que nos trajo hasta aquí, no sirve para llegar a dónde queremos ir”.

Llegó la hora de que piense y viva como un ciudadano ordinario e intente convertirse en mejor persona, de preparar el terreno para los mexicanos que sí van a realizar el sueño de México. Deje la presidencia y en el camino haga algo que signifique un viaje sin regreso del México post-revoluicionario de instituciones, al México evolucionario de personas. Es justo en dónde menos cómodos estamos que podemos crecer como personas, y entonces nuestro regalo, aquello que venimos a dar al mundo, tiene un impacto constructivo. Enfréntese a sí mismo y corte amarras, para que México de una vez por todas, despierte.

Respetuosamente, un mexicano más.

Esta carta es extensiva a todos los líderes políticos, de cualquier partido o filiación, que han recibido mucho más de lo que han dado, con sus propios recursos. 

Llegó la hora, señor Presidente.